Ir a la página principal
La empresa del mes

COOPERATIVA 8 DE ENERO (ex Sport Tech)

El cierre de empresas, en medio de un escenario recesivo que parece no encontrar su piso, es una figura que se repite en distintos sectores industriales. Sus consecuencias generan dos hechos que se contraponen casi naturalmente: la angustia de quienes eran parte del proyecto y ahora engrosan la columna de desocupados y el desinterés del gobierno nacional que milita con pasión un neoliberalismo trasnochado.

Aguas abajo, sin embargo, figuras del denostado populismo han puesto su experiencia y su limitado poder territorial al servicio de la recuperación de la fuente de trabajo de un grupo de trabajadores textiles (la mayor parte de ellos mujeres) decididos a defender sus fuentes de trabajo y su lugar en el mundo.

Ocupada la planta durante seis meses, un fallo judicial habilitó a los trabajadores de la Cooperativa 8 de enero ( ex Sport Tech) a poner las máquinas a funcionar y volver a producir.

El proceso de reconversión atravesó una etapa conflictiva que incluyó desde órdenes de desalojo e intervención de las fuerzas de seguridad hasta movilizaciones al Congreso de la Nación La intendencia de San Martín – que llegó a albergar el segundo polo textil del país- intervino en forma decisiva para gestionar un acuerdo al que se sumaron el Sindicato Unido de Costureros y Empleados del Vestido y la CTA Autónoma. El marco legal lo otorgó el fallo del juez a cargo del Juzgado en lo Comercial Nº 25, que homologó el convenio que permite el uso de las maquinarias y de la materia prima que había quedado dentro de la fábrica.

Aunque la textil Sport Tech fue una de las tres grandes proveedoras de Adidas, entre otras importantes marcas deportivas, ésta nueva cooperativa emplazada en Villa Lynch entregará en tiempo y forma los primeros pedidos llegados desde otro par de PyMES solidarias.

Conscientes de que deberán moverse en un espacio limitado por la caída del consumo, las desmedidas tarifas de los servicios y una apertura indiscriminada, hoy apenas disimulada, este grupo de trabajadores eligió un nombre emblemático para la nueva empresa recuperada: 8 de enero, el día en que después de 16 horas de jornada laboral, decidieren en forma unánime quedarse sine die en sus puestos para defender su derecho al trabajo.

Imagen
La importancia de un Estado presente en la defensa de las fuentes de trabajo.