Ir a la página principal
Sectores económicos

Actividad frutícola

La evolución de la fruticultura (como de la horticultura) es cada vez más dependiente de los desarrollos de la tecnología y la industria. Cuando una manzana llega finalmente al consumidor, lo que menos vale en términos de costos, es la fruta. Bajo este paradigma debe analizarse la marcha de esta actividad muy diversificada y caracterizada por la estacionalidad, la diferente escala de la producción y el comercio.

La Argentina ofrece una gran diversidad de frutas prácticamente todo el año, exceptuando algunas tropicales y subtropicales que debe importar. Ocupa el primer lugar mundial como exportadora de limones y peras y se ha incorporado al mercado mundial como proveedor de berries, cerezas, uvas frescas y en hortícolas, es el segundo exportador de ajos. Se ha recuperado la olivicultura y es gran exportador de aceitunas y en menor medida de aceite de oliva.

La actividad frutícola es uno de los sectores que ocupa más mano de obra en forma permanente incrementándose notablemente en los períodos de cosechas.

Asentada en el interior del país (y en cinturones verdes de las grandes ciudades) es un gran demandante de productos industriales, como agroquímicos, fertilizantes, polietilenos, frío, transporte, insumos para el empaque, papeles, y muchos otros. Es un producto agroindustrial por su conformación y por el destino de gran parte de su producción ya que ocupa un lugar importante en el procesamiento de las frutas para jugos, pulpas, concentrados, cócteles de frutas, snack, etcétera. En los últimos años se viene desarrollando la IV y V gama de frutas y hortalizas, que son aquellas mínimamente procesadas que llegan al consumidor en bandejas o envases especiales, con alto valor agregado, listas para consumir frescas o bien, hortícolas listas para poner en el microondas. La tendencia, de crecimiento rápido en los Estados Unidos y Europa, se abre paso en la Argentina en cadenas de supermercados y otros puntos de venta.

La evolución de la actividad


La devaluación operada en el año 2002 produjo un salto cualitativo en la actividad en su conjunto y una gran rentabilidad en la exportación; pero transcurridos casi cinco años, sus efectos parecen haberse terminado. Para conocer la marcha del sector, Informe Industrial consultó a distintos sectores de la producción y la exportación de la actividad frutícola.

Para Roberto Sánchez Loria, presidente de la Asociación Tucumana del Citrus, “los mercados citrícolas de futuro son inciertos, y el aumento de aranceles para el ingreso del jugo de limón al mercado estadounidense aumenta las incógnitas sobre el negocio citrícola para la próxima campaña.”Y señala: “Hemos pasado la peor campaña en donde el sector primario, sobre todo el que tiene como destino la fruta para industria, afrontó una crisis sin precedentes. Tuvimos un menor volúmen de exportaciones, hubo pérdida en el precio internacional y los valores de la fruta con destino a industria fueron de quebranto” explicó Sánchez Loria.

El sector limonero de Tucumán alcanzó, hace 4 años, el millón de toneladas de producción y es el primer exportador de limón del mundo, así como de jugos concentrados cítricos para la industria de las gaseosas.

Las cuatro empresas exportadoras más grandes de Tucumán –San Miguel, Citrusvil, Citromax y Vicente Trápani–, afrontan una denuncia del grupo Sunkist de California, Estados Unidos, sospechadas de vender, supuestamente jugo de limón a precios de dumping.

Daniel Lucci director de la firma Citrusvil que acaba de recibir el premio al Emprendedor Agropecuario del Banco Francés, sostiene que 2006 fue un año duro, ya que en la Unión Europea el limón español compitió en demasía con el argentino, manteniendo los precios más bajos que el promedio histórico, y regulando los volúmenes de exportación hasta consolidar una caída del 15% en relación con las ventas externas de 2005. Pero por otra parte, el precio del aceite esencial se tonificó de manera importante así como el jugo de limón y la cáscara deshidratada que son los productos industrializados en Tucumán.

Ahora, una gran crisis citrícola en España, cambiaría totalmente la perspectiva en 2007.

Según Alvaro Bulacio, presidente de Argentine Lemon, Tucumán marcha hacia un nuevo equilibrio de sus plantaciones y producciones, proceso que comenzará a verse a partir de 2008 y adelantó que se está trabajando muy fuerte para volver a exportar limón fresco a los Estados Unidos lo que se logrará también en ese año.

En el Valle de Río Negro


En la principal región productora de peras y manzanas del país, se ha verificado un cambio importante en los últimos cinco años. La producción de manzanas permanece estancada en poco más del millón de toneladas, derivando el 50% para la elaboración de jugo concentrado que se exporta en un 95% a los Estados Unidos; el resto, se reparte entre el mercado interno y la exportación para consumo en fresco. Mientras, la pera fue aumentado y sobrepasa ya las 600.000 toneladas, de las cuales se coloca en el exterior más de la mitad.

Argentina en el primer exportador mundial de peras.

Para la empresa familiar de Arnaldo Brevi, cuarta generación dedicada a la fruticultura, que exporta el 60% de su producción de manzanas y el 40% de peras, la temporada de exportación fue negativa por los precios de las manzanas mientras que el mercado interno respondió bien. Estima que la próxima temporada tendrá características similares a la pasada y los volúmenes de producción serán levemente inferiores.

No obstante los resultados de la exportación de peras han sido buenos y las perspectivas para esta temporada, considerando el mercado europeo, son favorables.

La Argentina tiene pocas variedades de manzanas para ofrecer en un mercado internacional que en los últimos años está siendo abastecido por nuevas variedades, principalmente de Nueva Zelanda. Chile, el primer exportador global de fruta del Hemisferio Sur, supera ampliamente a nuestro país en materia de diversificación de variedades. Por otra parte, la irrupción de China como un gigantesco productor de manzanas y la oferta de nuevos países productores de Europa del Este (particularmente Polonia) han saturado el mercado de esa fruta.

El Valle de Río Negro ha comenzado ahora a exportar cerezas para diversificar su oferta.

Desde CAFI


Para Jorge Cervi, presidente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), “se avanzó en el proceso de reconversión, gracias a algunos años de resultados positivos (post-devaluación) aunque queda un largo camino.

A pesar de esto, a un hay una importante cantidad de hectáreas con cultivos obsoletos, especialmente de manzana Red Delicious. Los niveles de competitividad internacional caen fuertemente cada año, producto del aumento de costos salariales, servicios, fletes, insumos, etcétera” Cervi considera que los parámetros económicos estables del país “son solo para el tipo de cambio”; y agrega: “Con inflación mayorista superior al 15% anual, incrementos de salarios de 19% o más, aumento de la energía eléctrica, excesiva presión impositiva (tanto nacional como provincial y municipal), derechos de exportación, lo que se avizora es una fuerte caída de la competitividad en el mercado internacional”.

“La fruticultura –señala el presidente de CAFI– es una actividad de largo plazo, por lo tanto las medidas que se tomen deben ser de largo plazo. Resulta imprescindible formular un programa o Plan Estratégico del sector, considerando las variedades obsoletas, la diversificación de producciones, productores marginales, etcétera. Se debe avanzar en el análisis de los impuestos a aplicar que sean ‘justos’, la apertura de nuevos mercados, negociaciones sanitarias y arancelarias, inversiones en infraestructura, I+D aplicado, entre otras variables”.

La opinión de Expofrut –la empresa integrada más grande y primer exportador de la fruticultura argentina–, respecto a la marcha general del sector frutícola, es que la situación es buena debido a los valores que han tenido los productos. Para los directivos de la empresa, “si cesan los controles de precios y las reglas de juego no son alteradas, las perspectivas son interesantes.” Por otra parte, reclaman “ayuda para la reconversión tecnológica de los productores a través de líneas de crédito que propicien la inversión y la capacitación”.

Carlos A. Ceballos director de la revista “Informe Frutihortícola”

(Estadísticas en archivo adjunto)

WinzipDescargar archivo adjunto

Ir al principio de la nota