Ir a la página principal
Sectores económicos

CHINA ¿es MES?

La alarma a nivel mundial empezó a sonar un par de años atrás, pero se hizo más aguda no solo por el acortamiento de los plazos sino por los daños crecientes que las importaciones de acero chino provocaban no sólo en el sector sino en las economías de los países involucrados. Dado que en diciembre de 2016 China podría obtener el estatus de economía de mercado miles de trabajadores y funcionarios de la industria exteriorizaron su preocupación ante la Comisión Europea en Bruselas y exigieron acciones que eviten la profundización de la crisis, el cierre de más establecimientos y el despido de miles de empleados.

ImagenEuropa se moviliza en defensa de su industria siderúrgica
"No reconozcamos a China como economía de mercado" y “Paremos la invasión del acero chino en la UE" rezaban los cientos de pancartas que portaban los trabajadores de Alemania, Francia, Holanda, Italia y España y las protestas que realizaban a viva voz miles de manifestantes.

El objetivo de la movilización de directivos, funcionarios y trabajadores de varias de las más importantes acerías europeas fue concientizar a los líderes de la Unión Europea y al Parlamento Europeo la necesidad de negar a China el reconocimiento de MES (por sus siglas en inglés: Market Economy Status) en la medida en que, se acredita, no es una economía que opera en condiciones de mercado. De lograr esa posición, dicen los europeos y se subraya también en nuestra región, el acero chino afectará negativamente al comercio, a la industria y al empleo no sólo a nivel regional sino mundial.

La marcha contó con el apoyo de EUROFER, -la Asociación Europea del Acero- y de AEGIS Europe, que es una coalición que reúne alrededor de 30 sectores entre los que participan la industria del acero, del aluminio, metales no ferrosos, paneles solares, fibra de vidrio e industrias cerámicas entre otros.

El presidente de EUROFER, Mr Geert Van Poelvoorde, indicó que “desde la crisis se han perdido 85.000 empleos en la industria del acero europea y en los último 6 meses a esa cifra se agrega la cesantía de 7 mil puestos de trabajo adicionales”. Esta situación será aún más crítica si se le concede el MES a China que, según opinan los voceros del sector siderúrgico, operaría, en la práctica, como un permiso para hacer dumping.

En efecto, a partir de diciembre del año 2016 expirará la cláusula suspensiva 15 del protocolo de acceso de China a la OMC -Organización Mundial del Comercio-, que impuso a los exportadores chinos la carga de “demostrar claramente” que en ese país prevalecen las condiciones de una economía de mercado. A partir de ese momento, China estaría en pie de igualdad con el resto de los Miembros de la OMC y los importadores deberían observar los precios internos chinos a los fines de la determinación del valor normal.

Cabe destacar que, según estudios efectuados por consultoras especializadas, en la actualidad existen interpretaciones alternativas que consideran que el cambio no sería automático y que podría seguir recayendo en China la carga de la prueba de determinar, caso por caso, que en el país asiático existe una economía de mercado.

Como sea, Bruselas es criticada por la lentitud con que reacciona a las demandas del sector siderúrgico desde el que se subraya que los plazos para dirimir las denuncias son muy largos y que, en ocasiones, la resolución se obtiene cuando el daño es irreversible.

Cabe mencionar que en los últimos 3 días se abrieron 37 investigaciones de las cuales 16 implican a China de forma directa -como tubos y planchas de calor- que han entrado en el mercado comunitario por medio del dumping, una práctica que daña la competitividad del sector.

"Nos faltan reglas para competir" con China, se oía gritar a los manifestantes en varios idiomas entre el sonido de petardos, pitos y tambores, aunque Bruselas dice escuchar las demandas de los trabajadores y organiza una conferencia internacional en cuya agenda también está la crisis del acero. "Queremos escuchar los diferentes puntos de vista" de los participantes al cónclave, señaló un portavoz del Gobierno de la UE, quien ha reconocido las dificultades que provoca la sobreproducción a nivel mundial, que equivale a casi el 40% del consumo anual en el planeta, y la consecuente caída de los precios. "Esta situación se ve agravada por una disminución en la demanda mundial de acero, altos costos de energía en algunos países y la competencia desleal", explica la misma fuente gubernamental Destaquemos así mismo que, según cálculos efectuados desde la Asociación Latinoamericana del Acero –Alacero-, durante 2015 la siderurgia regional soportó importaciones por 9,4 millones de acero chino, situación que las empresas locales consideran insostenible.


Ir al principio de la nota