Ir a la página principal
Sectores económicos

Con las barbas en remojo

La industria química y petroquímica registró en 2018 una caída de producción del 10% con una declinación de 3% del mercado interno, siguiendo la misma evolución negativa exhibida por el Estimador Mensual Industrial (EMI) general. En el caso del sector, y según un informe elaborado por la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CIQyP), el negativo desempeño encuentra justificativo en “los cierres definitivos de varias plantas productoras por falta de competitividad -vinculada al aumento de costos de diferentes insumos-y un marcado descenso de la demanda del mercado interno”. Por su parte, las ventas al exterior mantuvieron una mecánica pendular a lo largo de 2018, concluyendo con un saldo positivo de 25% con respecto al año anterior. En conclusión, las ventas totales (mercado local + exportaciones) de los productos informados por las empresas del sector alcanzaron en el período analizado los 4.516 millones de dólares.

ImagenEl uso de la capacidad instalada en 2018 creció moderadamente.
El informe de la CIQyP señala que el uso de la capacidad instalada del sector para los productos petroquímicos básicos mostró una leve mejora en 2018, al pasar del 65% en 2017 al 68%, relacionada con las mayores cantidades de productos para exportación de manera de compensar y absorber costos fijos. Por su parte, la capacidad instalada para los productos petroquímicos de uso final tuvo una reducción, pasando del 85 al 89%; reflejando la caída del mercado interno. A efectos comparativos, el informe de la entidad empresaria destaca que” el nivel estándar de utilización de la capacidad instalada para la industria petroquímica básica en el mundo se ubica normalmente entre 80 y 85%, valores que en el país no se alcanzan desde mediados de la década pasada”.

La aplicación de retenciones a las exportaciones industriales “afectó sensiblemente al sector”, habiéndose detectando operaciones dónde los exportadores solo cubren los costos variables”.La baja en la producción de biocombustibles, la caída en la producción de ciertos insumos termoplásticos para embalaje, la menor demanda de insumos agroquímicos, la caída de la producción de fibras sintéticas, en la producción de insumos para la industria de la construcción y en insumos para la industria automotriz (autopartes plásticas) corroboran los resultados indicados”.

El trabajo de la CIQyP analiza también el desempeño del sector de la pequeña y mediana industria química que en 2018 evidenció la misma tendencia que en la industria en general, aunque más agravada. El nivel de producción terminó en terreno negativo cayendo un 12% con respecto al año anterior, mientras que las ventas locales (medidas en dólares) se derrumbaron un 21%. En tanto, las exportaciones del segmento al igual que el sector general, mostraron un incremento anualizado del 17%.

Consultadas sobre las perspectivas para 2019, varias empresas coincidieron que el sector en general no registrará un rápido cambio de tendencia en los indicadores debido a que la demanda interna se mantendrá sin mayores cambios y entre las firmas exportadoras se prevé un panorama más positivo, con crecimientos solamente limitados a ciertos nichos de mercado y regiones. Además, tampoco se prevén cambios en la utilización promedio de la capacidad instalada del sector. “En síntesis, los empresarios concluyen que 2019 tendrá una evolución favorable con relación al período anterior, si bien manteniendo signo levemente negativo o cercano a cero”.


Ir al principio de la nota