Ir a la página principal
Sectores económicos

Desde Córdoba, los industriales alertan sobre los problemas que afectan a la actividad productiva

Más de 400 empresarios industriales participaron del almuerzo que convocó la Unión Industrial de Córdoba con motivo de la renovación de sus autoridades. En la oportunidad, el nuevo titular de la entidad, Ercole Felippa, sostuvo que “somos concientes que la economía sigue dando señales positivas (récord de ventas de autos, crecimiento industrial, consumo que no para de crecer, cosecha récord, avance en el canje de deuda etcétera) pero seguimos padeciendo una serie de problemas que se encienden como luces amarillas y que generan algunos nubarrones en el horizonte”. Y agregó: “Hoy estamos nuevamente ante un proceso inflacionario que erosiona permanentemente la estructura de costos de las empresas. La inflación es la peor redistribuidora de ingresos. Pareciera que todavía no se entiende que de la nada no se pueden crear bienes y que una economía no puede solo asentarse en declamaciones sobre un modelo que parece que lo único que quiere alentar es el consumo y se olvida de lo esencial, la inversión para equiparar el mayor consumo con la mayor oferta”.

ImagenAl asumir la presidencia de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), Ercole Felippa puso de relieve la creciente perdida de competitividad que afecta hoy al sector manufacturero.
Más adelante, el industrial lácteo –conduce la empresa Manfrey- destacó que otro tema importante para remarcar “es la creciente pérdida de competitividad que hoy afecta a la industria. Muchas de las causas que la generan son estructurales y que ahora se ponen de manifiesto más que nunca, ya que en los últimos 50 años hemos despilfarrado no solamente recursos económicos si no también valores éticos y morales.

Debemos pensar en un modelo de desarrollo industrial sustentable y con inclusión social, evitando caer en los discursos hipócritas sobre la equidad en la distribución del ingreso. Si como empresarios creemos que solucionamos el problema de competitividad solo con un tipo de cambio nominalmente alto, creo que estamos equivocados porque es prácticamente incompatible pensar un modelo industrial sustentable con inclusión social con un tipo de cambio alto. Se puede mejorar la competitividad del tipo de cambio con la eliminación o reducción de las retenciones a las exportaciones (no puede un país que quiera insertarse eficientemente al mundo gravar al mismo tiempo sus exportaciones).Además, la Argentina debería volver al sistema de reintegros que es el componente impositivo que tiene un bien que se exporta ya que no podemos convertirnos en exportadores de impuestos”.

En otro tramo de su disertación, Felippa señaló que “los empresarios debemos contribuir entendiendo que tenemos que asumir los riesgos propios de la actividad y no pretender vivir a la sombra del estado”, mientras que desde éste se debe generar:
  • Un marco donde haya respeto y calidad en las instituciones generando un clima amigable de negocios que de previsibilidad, seguridad jurídica y reglas de juego claras y estables en el tiempo es una condición fundamental para incentivar las inversiones productivas , incorporar mayor tecnología, mayor productividad y por ende mayor competitividad.
  • Un sistema tributario basado en un esquema simple y equitativo con pocos y buenos impuestos que permitan mejor control de la evasión y eliminar los llamados impuestos distorsivos, por ejemplo los derechos de exportación que pudieron servir en algún momento como una situación especial hoy no tienen razón de ser. En cuanto al impuesto a los débitos y créditos bancarios, desde nuestra entidad hemos planteado que además de coparticiparlo debemos comenzar con una eliminación gradual hasta que desaparezca definitivamente.
  • Un sistema de precios basados en la sana competencia y no como consecuencia de la aplicación de políticas que sistemáticamente han demostrado su fracaso.
  • Una legislación laboral acorde a los tiempos que vivimos que incentive la generación de nuevos empleos con un equilibrio adecuado entre el capital y el trabajo sin que dejen de existir códigos de convivencia para que aún en el disenso, no se lleguen a situaciones extremas que muchas veces ponen en riesgo la vida misma de una fuente de trabajo.
  • Una política de infraestructura básica que apunte a mejorar la que actualmente tenemos que es de extrema precariedad. El crecimiento que tuvo la producción primaria e industrial en los últimos años no fue acompañado con la construcción de rutas, caminos y mejores accesos a los puertos por lo que el mayor costo logístico tiene un impacto muy fuerte en el sector productivo(se plantea la realización de obras faraónicas como el tren bala y aun tenemos importantes regiones que no disponen si quiera de gas natural).
  • Una política monetaria y cambiaria que de estabilidad y previsibilidad con un financiamiento adecuado que incentive la inversión productiva.

Por último, el nuevo titular de la UIC afirmó que “en definitiva, el esquema de nuestra gestión estará apoyado sobre dos pilares fundamentales: por un lado atender los problemas de nuestra industria en cuestiones que tienen que ver con aspectos coyunturales, y por el otro trabajar con el resto de los actores para desarrollar una política industrial de largo plazo, ratificando los objetivos estratégicos planteados por nuestra entidad”.

Un sostenido aplauso rubricó el mensaje de Felippa y acompañó el reconocimiento al presidente saliente, Oscar Guardianelli, por su destacada labor al frente de la UIC durante los últimos cuatro años.

En el periodo 2010-2012 acompañaran a Felippa en el comité ejecutivo de la entidad: Gerardo Seidel , Jorge Castello , Sergio Montagner ,Marcelo Pinasco , Guardianelli y Omar Pellisa que tendrán a su cargo las seis vicepresidencias. Como secretario y tesorero se desempeñaran, Jorge Marcotegui y Demetrio Brusco respectivamente.

Ir al principio de la nota