Ir a la página principal
Sectores económicos

El turno de la Mesa Metalmecánica

Sin la pompa y la repercusión periodística de anteriores lanzamientos, que contaron con la presencia del presidente de la Nación y(o) del ministro de la Producción, se constituyó con notoria demora la Mesa Sectorial Metalmecánica. En este caso, fue el secretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso, el encargado de la convocatoria y de definir los principales objetivos y el plan de trabajo del organismo a una numerosa delegación de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina(ADIMRA-, encabezada por el vicepresidente 1º en ejercicio de la Presidencia, Orlando Castellani - y a representantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOMRA) , la Asociación de Supervisores Mineros ,Metalúrgicos y Mecánicos (ASIMRA) ,la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta y Tecnologías para la Producción (CARMAHE) y la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica(CAMIMA).

ImagenGrasso presidió la reunión constitutiva de la Mesa Metalmecánica, rodeado de representantes de entidades empresarias y sindicales del sector.
Para Grasso “la conformación de la Mesa es una oportunidad para profundizar una agenda de desarrollo para la industria metalmecánica, especialmente de cara a los desafíos y oportunidades que abre la industria 4.0 y los procesos de automatización que estamos observando en todo el tejido manufacturero” y espera darle un fuerte impulso con una mayor apertura en los temas que viene trabajando con los entidades empresarias desde el comienzo de su gestión en la Subsecretaria de Industria.

El plan de trabajo de la Mesa, que ADIMRA definió como “ de enorme importancia para el fortalecimiento del sector”, tiene su basamento en tres ejes: desarrollo de nuevos mercados de exportación, con especial acompañamiento a las PyMES para certificación de normas, reducción de costos y financiamiento de exportaciones; impulso a la innovación y la incorporación de tecnología, y fortalecimiento del mercado interno, a través de iniciativas como la aplicación de las previsiones establecidas en la ley de Compre Argentino, el desarrollo de proveedores, temas impositivos, e implementación de incentivos para la compra de bienes de capital (incluyendo la actualización del “bono fiscal”),así como diversas temáticas laborales vinculadas a costos y capacitación. La mesa se concentrará cuatro segmentos de la industria metalúrgica : procesos metálicos(fundición de acero y aluminio, y forja, prensado esmaltado y laminado) , artefactos y equipamiento eléctrico(conductores de cables y equipos de iluminación, entre otros), maquinaria y equipos industriales(de uso general y especial para distintas industrias) y tecnología médica. Otros segmentos del sector participan en las mesas sectoriales de energías renovables, automotriz, línea blanca y maquinaria agrícola.

En la reunión presidida por Grasso, las autoridades de ADIMRA pusieron sobre “la mesa” las dificultades que afrontan las empresas en el actual escenario económico de caída de la actividad, elevada tasa de interés y presión tributaria, y elevaron a la consideración de los participantes de la Mesa una serie de propuestas con el objetivo de reducir los impactos negativos de la coyuntura actual,” para poder trabajar en los ejes estratégicos para el desarrollo y sustentabilidad del sector”.

Por otra parte, la difícil situación de la industria metalúrgica quedó expuesta en el relevamiento que realiza mensualmente el Departamento de Estudios Económicos de la entidad empresaria que, para el mes de noviembre pasado, estableció en el acumulado de 2018 una variación de -0,3% respecto del mismo período del año anterior y una disminución de -9,8% interanual. En el mismo sentido, la utilización de la capacidad instalada se ubicó en torno al 61%, reflejando una nueva caída ,en este caso, comparado con noviembre de 2017.

“En línea con el magro desempeño de la actividad sectorial, apunta el informe de ADIMRA, en noviembre se observa un importante aumento del porcentaje de empresas que disminuyeron el nivel de empleo, ya que alrededor del 40% de los empresarios indicó haber reducido su plantilla de personal en relación con el mismo período del año anterior”. Entre las medidas adoptadas en el período en el ámbito laboral, sobresalieron: reducción de horas extras (45% del total de acciones), reducción de la jornada laboral (19%), y solicitud de proceso preventivo de crisis (14% un porcentaje preocupante y en ascenso).

Respecto de las expectativas de producción para el próximo trimestre, el trabajo destaca el alto porcentaje de empresarios metalúrgicos “con una fuerte mirada pesimista”: en noviembre el 53% indicó una disminución en su producción y sólo el 17 espera cambios positivos en el período. Las expectativas de empleo son también desalentadoras; el 60% de las empresas prevé que no habrá cambios (51% en octubre), y se observa además una disminución del porcentaje que en el corto plazo espera aumentar su plantilla de personal.


Ir al principio de la nota