Ir a la página principal
Sectores económicos

El turno de los sectores "estratégicos"

En las negociaciones con Brasil para impulsar la integración productiva en el Mercosur, dentro del grupo concebido como “estratégicos” fueron incluidos los sectores de Autopartes y Petróleo y Gas. El vicepresidente del Grupo de Proveedores Autopartistas y el presidente de la Cámara de Fabricantes de Caños y Tubos de Acero, ingenieros Julio Cordero y Raúl Bernal Castro respectivamente, dialogaron con Informe Industrial sobre la implementación de la iniciativa y las asimetrías y las diferencias comerciales a superar.

ImagenesRaúl Bernal Castro del sector proveedor de petróleo y gas.Julio Cordero, del sector autopartista.
Autopartes

“Hemos mantenido reuniones con el Secretario de Industria y su equipo de trabajo y fundamentalmente le planteamos que nos parece interesante la integración productiva en el ámbito del Mercosur; pero también consideramos oportuno poner sobre la mesa algunas cuestiones que requieren soluciones antes de seguir avanzando en aquella dirección”, destaca el vicepresidente del Grupo Proveedores Autopartistas (PROA).

Para nuestro sector –agrega el ingeniero Julio Cordero– “el punto fundamental es trabajar sobre las asimetrías intra y extra Mercosur. El bloque subregional tiene hoy una fuerte amenaza que puede cambiar el equilibrio del sector dentro de la cadena automotriz: la negociación con la Unión Europea”.

“Una negociación con UE en las actuales condiciones, continúa el dirigente de la entidad que nuclea a los fabricantes de autopartes metalúrgicas, significaría que en la Argentina no se localicen más partes de plataformas actuales y/o nuevas, ya que resultaría más conveniente no invertir y traer las partes importadas, ingresándolas con preferencias arancelarias al 0%, si bien el arancel ya está perforado por la aduana –factoría, la importación temporal, etcétera. Desde Grupo Proa siempre hemos insistido que es necesario definir una exigencia expresa de contenido nacional, pero es sabido que las terminales son reacias a aceptar normativas de este estilo”.

- Volviendo a la integración productiva con Brasil un tema de debate es el financiamiento

- Es una pata del esquema. Hay que trabajar sobre el tema; sabemos que en Brasil hay un fuerte apoyo del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) no sólo para financiar la estrategia interna sino también para apoyar la expansión de la industria.

Si vamos al caso particular de nuestro sector, eso hace que sea más fácil a las empresas autopartistas brasileñas que necesitan regionalizarse, el acceso al financiamiento para comprar firmas locales y reforzar su estrategia de posicionamiento en el Mercosur.

Esa es una gran asimetría y en las negociaciones con Brasil el tema esta bien planteado -acaba de trascender que se conformará un fondo de financiamiento, integrado por el BNDES y nuestros bancos Nación y de Inversión y Comercio Exterior, para facilitar el acceso de las empresas de ambos países en proyectos de integración productiva- pero también se da por tamaño de empresa y de mercado. Cuando el secretario Bianchi nos preguntó nuestra opinión sobre la iniciativa que llevan adelante ambos países, le respondimos que para nosotros integrarnos productivamente es instalar plantas en el vecino país. El funcionario quedo gratamente sorprendido por la respuesta. El 70/80% de nuestro mercado está en Brasil. Por eso nuestra visión de la integración contempla generar filiales, primero comerciales y después a nivel industrial, para tener una plataforma regional.

No es una tarea sencilla. Lograr que, como en el caso de neumáticos, dos empresas -una local y otra brasileña-, se unan para competir con la oferta de las multinacionales, en el sector autopartista es complicado porque en Brasil están desembarcando muchas firmas internacionales del rubro para comprar empresas de capital brasileño... Así resulta que cuando se está negociando a veces no se conoce el origen del interlocutor. En el sector de estampado esta situación se dio en los últimos años porque, para enfrentar la crisis, los europeos decidieron reforzar su estrategia industrial en el Mercosur, fundamentalmente por el desarrollo productivo de Brasil.

- ¿Hay otras asimetrías a corregir?

- Tenemos un proceso inflacionario que nos preocupa; costos salariales en aumento; la demora en la devolución de impuestos en tiempo y forma; los gravámenes a la exportación que no se recuperan por cuanto los reembolsos no son suficientes... Le dimos a Bianchi un ejemplo muy contundente: cuando una autoparte importada de Brasil ingresa a cualquier provincia argentina no paga el impuesto de Ingresos Brutos, mientras que cuando una empresa local vende de una jurisdicción provincial a otra paga 4/4,5% en ese concepto. Si vendemos de Buenos Aires a Córdoba o de Córdoba a San Fe o viceversa, en cada operación pagamos un impuesto que no es imponible a la importación. Un costo adicional que es el margen de muchos negocios en el mundo.

- ¿Qué opinión le merece el alerta del presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores sobre los “cuellos de botella” en el abastecimiento de autopartes?

- La sociedad debe saber que nosotros no estamos acompañando el crecimiento de la producción de automotores, por que ese crecimiento se da con autopartes importadas. No hay ningún “cuello de botella”. La desinversión la provocan las terminales; no quieren invertir en matrices en la Argentina, lo que hace que cada vez haya menos autopartistas.

Al respecto, debemos destacar la importancia de los planes de apoyo a la inversión que lleva adelante el gobierno nacional, tanto para la industria en general como para los autopartistas en particular, con el objetivo de impulsar el desarrollo de las cadenas de valor.

Petróleo y Gas

El ingeniero Raúl Bernal Castro considera que “las diferencias momentáneas, solo comerciales entre sectores en el Mercosur, serán superadas y la asociación aduanera dará paso a condiciones de convergencia más profundas”.

Las respuestas del integrante del Grupo de Proveedores de las Industrias de Petróleo y Gas -recientemente constituido en la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina- a nuestros interrogantes fueron las siguientes:

- ¿Qué opina en líneas generales sobre el proyecto de integración productiva con Brasil (y el Mercosur en general) que esta impulsando el gobierno argentino?

- En primer lugar, cabe recordar que si hoy existe el Mercosur, es gracias a la actitud de Brasil que no se sumó en los años 2000-2001 a la intención argentina de cuestionar la continuidad del bloque subregional.

El proceso de integración productiva de la Argentina en el Mercosur debe analizarse desde un proceso histórico que puede tener dificultades transitorias o desarrollarse con una velocidad que no satisfaga a algunos sectores. Sin embargo, desde su inicio, este mercado común ha demostrado su eficacia al incrementar el intercambio comercial entre sus socios en una forma superior a cualquier otra experiencia mundial.

Las divergencias profundas de carácter financiero y estructural que hoy aparecen entre los países de la Comunidad Europea, demuestran que las diferencias momentáneas, solo comerciales, entre algunos sectores en el Mercosur serán superadas y la asociación aduanera dará paso a condiciones de convergencia más profundas. Hay voluntad política y coincidencias básicas entre los gobiernos de la región, y esto presenta una oportunidad que nuestros países deben aprovechar. La consolidación final la dará la integración plena de todos los países de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que deberán redefinir el Mercosur institucional.

- Respecto de las empresas del sector de proveedores de la industria de petróleo y gas ¿Que nuevas posibilidades le brinda la iniciativa de potenciar la integración?

- Las posibilidades de integración deben definirlas los Estados miembros junto a sus empresas de bandera de petróleo y gas. Es una tarea estratégica, donde la asociatividad entre empresas privadas y estatales nacionales es factor fundamental para avanzar en la integración. Esto incluye a otros sectores energéticos como el nuclear y las renovables.

- Para afrontar ese nuevo desafío, en un balance de fortalezas y debilidades ¿El saldo es positivo?

- Potenciar la integración es fundamentalmente positivo y es la herramienta principal para competir con las nuevas potencias industriales asiáticas como China o India.

- ¿Que posibilidades tiene el sector de participar en los proyectos de Petrobras y en las grandes obras que tiene en ejecución el gobierno brasileño en el área energética?

- Las posibilidades son buenas en relación a los proveedores extraMercosur y hay ventajas sobre los mismos. Es necesario que el sistema de preferencias de Petrobras que mantiene para los proveedores locales se extienda a los socios del Mercosur, permitiendo su participación en las licitaciones locales y no sólo en las internacionales.

En una primera fase, Petrobras podría aplicarlo a aquellas empresas no brasileñas del Mercosur ampliado que no tuvieran competidores en el propio Brasil.

Por otra parte, no podemos reclamar un tratamiento igualitario a Petrobras (o a ANCAP en el caso uruguayo), cuando la propia YPF discrimina a las empresas nacionales favoreciendo a las asiáticas, sin calificar a éstas últimas como sí lo hace la compañía brasileña.

- ¿Han abierto el diálogo con sus pares brasileños del sector proveedores de petróleo y gas? ¿Existen alternativas para la complementación industrial?

- En línea con la respuesta anterior, y considerando al sector productor de tubos de acero y de aleaciones especiales, se ha buscado la complementación de los fabricantes tratando de aumentar la capacidad de oferta sin afectar las actividades de las empresas en sus respectivos países, visto que las firmas brasileñas actúan en territorio argentino.


Ir al principio de la nota