Ir a la página principal
Sectores económicos

La telefonía móvil que se viene

En los próximos cinco años 1.000 millones de personas se sumarán a la conexión móvil. Así, en 2020 casi tres cuartas partes (5.600 millones) de la población mundial estará adherida a la telefonía móvil. Un estudio presentado por la Asociación GSM (GSMA) durante la realización del Mobile World Congress que tuvo lugar en Barcelona, España, estableció además que las compañías del sector en 2015 pagaron alrededor de 430.000 millones de dólares en concepto de impuestos que gravan la actividad en todo el mundo, y aportaron más de 90.000 millones de dólares en la compra de licencias de frecuencias.

ImagenEl crecimiento futuro vendrá de la mano de los países en desarrollo
La entidad empresaria, que nuclea a 800 operadoras móviles y 250 empresas relacionadas con el sector, sostiene que algunas regiones económicamente desarrolladas, especialmente Europa, y países avanzados de Asia-Pacífico (como Corea del Sur, Japón y Australia) ya han alcanzado un alto nivel de Por países, penetración de la telefonía móvil y se encuentran en un punto de saturación. Por ello, sostienen los autores del informe, la gran mayoría de los esperados 1.000 millones de nuevos abonados en los próximos cinco años provendrán de países en desarrollo; entre ellos China e India, que serán los principales impulsores del crecimiento y aumentarán en 45% el número de usuarios.

El informe pronostica que incluso China y Brasil se acercarán también en 2020 a un punto de saturación por lo que “el desafío será en gran medida asegurar la conexión a pequeñas poblaciones, principalmente de bajos ingresos, que pueden requerir la colaboración entre el gobierno y otros actores para salvar la brecha móvil”.

Por otra parte, el trabajo de la GSMA considera que los operadores de los mercados más avanzados deberán compensar la desaceleración del crecimiento de los abonados con nuevos modelos de negocio, tales como las conexiones máquina a máquina (M2M) o el “Internet de las Cosas”, para lo que se requiere el desarrollo de redes más potentes como el 5G (quinta generación de telefonía móvil).

Otros datos de interés presentados en el informe son: el sector añadió a la economía mundial un valor de 3,1 billones de dólares en 2015, cifra equivalente a un 4,2% del PBI global (se estima que en 2020 las empresas del sector generarán un valor de 3,7 billones); la industria de telecomunicaciones cubrió el año pasado un total de 32 millones de puestos de trabajo, directos e indirectos (cifra que se prevé aumentará un 12,5% para alcanzar a principios de la próxima década los 36 millones de empleos en el mundo).

En el marco del MWC, las grandes empresas del sector presentaron sus “nuevas estrellas” -baterías modulares, circuitos internos de agua para evitar el sobrecalentamiento del móvil y su procesador; memoria externa de 200 Gb en una tarjeta microSD; gafas pensadas para videojuegos, entre otros- y la GSMA lanzó el programa “Compromiso de Mujeres Conectadas”, destinado a reducir la brecha de género en la telefonía móvil y lograr que 75 millones de mujeres de países de bajos ingresos se puedan conectar a Internet móvil y al pago por móvil, que se ha convertido en una alternativa a los bancos. El programa contempla, entre otras iniciativas: aumentar el número de agentes de atención al cliente femenino; mejorar el proceso de recarga de datos para que sea más atractivo para las mujeres y facilitar la alfabetización digital a través de programas educativos y contenidos interactivos.

Se estima que hay 200 millones menos de mujeres que de hombres que cuentan con un celular en los países en desarrollo. Y “el cierre de la brecha de género en la propiedad de teléfonos móviles podría desbloquear una oportunidad de negocio de 170 millones de dólares para el sector en el período 2015-2020”…

Ir al principio de la nota